YOGA

Cada vez son más las personas que practican la milenaria disciplina del yoga. Más allá de tomarse una foto saludando al sol en un hermoso paisaje (que esto ya es mucho decir) practicar yoga te puede brindar numerosos beneficios. Ciertamente, como toda disciplina, merece dedicación para desarrollarse, pero, ¿qué tanto tiempo debemos dedicarle a esto?, ¿será suficiente inscribirse en un gimnasio y acudir unas pocas veces al mes? o ¿debemos dedicar 2 horas diarias al yoga?

Descubre si existe una fórmula para obtener los resultados que sueñas.

¿Quién puede practicar yoga?

Si bien es cierto que las posiciones más famosas del yoga asustan un poco al que nunca lo ha intentado, cualquier persona se puede iniciar en el mundo del yoga. No tienes que tener una flexibilidad extraordinaria para comenzar a practicarlo; de hecho, es común que luego de varias clases te preguntes si estás mejorando sólo porque sientes que sigues siendo poco flexible o no has bajado de peso. Esto NO debe ser razón para desanimarte, pues, estás mejorando en otros aspectos y no hay una velocidad definida para ver resultados.

¿Qué beneficios proporciona el yoga?

Los beneficios del yoga van mucho más allá de mejorar la flexibilidad. Por la parte física con esta práctica lograrás:

  • Mejor postura y equilibrio.
  • Una mente más tranquila.
  • Huesos más fuertes.
  • Músculos más resistentes.
  • Un cuerpo más tonificado y moldeado.
  • Mayor conciencia de tu cuerpo.

En cuanto a los beneficios de salud, numerosos estudios han demostrado que practicar yoga regularmente te ayuda a desinflamar tu organismo, fortalecer el sistema inmunológico y mejorar los síntomas asociados con enfermedades crónicas como la diabetes y el cáncer. En lo que se refiere a la mente y espíritu, te ayuda a mejorar tu estado de ánimo, lograr la paz mental que buscas, reducir tu nivel de estrés, depresión y ansiedad.

¿Cómo debo empezar con el yoga?

Para iniciar sólo necesitas una mente y un cuerpo presentes y dispuestos. Te basta ropa cómoda y sencilla, un tapete, manta o esterilla, pies descalzos y tiempo para ti y para abrir tu corazón a nutrir el cuerpo, relajar la mente y elevar el espíritu. Hasta las personas que no tienen movilidad suficiente para realizar las asanas (posturas de yoga) pueden practicar yoga a través de la meditación relajación y respiración.

¿Cuánto yoga deben hacer los principiantes?

Bien sabemos que mientras más ejercicio hagamos, mejores resultados obtendremos. Para los principiantes, lo recomendable es comenzar practicándolo 3 veces a la semana; esto permitirá que tu cuerpo se adapte a los movimientos nuevos. Es importante consultar con tu médico de confianza antes de comenzar a practicar yoga, él te acosejará lo mejor para ti.

¿Cuánto yoga debo practicar para ver resultados?

No existe una fórmula que funcione para todas las personas. Practicar una vez a la semana es muy bueno para la salud, sin embargo, practicar 3 o 4 veces a la semana es mucho mejor. Loren Fishman, médico especialista en dolores de espalda y practicante de yoga nos dice que hasta un minuto de esta disciplina puede cambiar el panorama de alguien; un minuto de meditación puede calmar frustraciones, tristezas y estrés.

No debemos subestimar los beneficios de practicar yoga al menos una vez a la semana. En este momento, por corto que sea, te enfocas en tu respiración, en sentir tu presencia en el mundo y soltar los complejos u otros pensamientos negativos. Aunque sin duda una hora de yoga no quemará las mismas calorías que una hora de cardio, si aumentará el flujo de sangre, movilizará tu oxígeno y te ayudará a eliminar la tensión esas partes de tu cuerpo que te molestan.

También debemos tomar en cuenta que existen muchos tipos de yoga, así que no hay una medida exacta que funcione igual para cualquier persona, de cualquier edad o condición física. La clave para sacar el mayor provecho del yoga está en tu mente.

¿Qué dice la ciencia respecto a la frecuencia con la que debo practicar yoga?

Los estudios demuestran que tan sólo una hora en pacientes internados en un hospital psiquiátrico puede reducir significativamente la tensión, rabia, hostilidad, depresión y fatiga. También demuestran que 12 semanas de 1 o 2 sesiones de yoga Hatha (el yoga físico que se basa en asanas o posturas mudras acompañado de técnicas de respiración, meditación y purificación espiritual) se trata de manera muy efectiva el dolor de espalda. Y aún mejor, un estudio también demostró que aún cuando mucha gente evita el yoga para dedicarse a otro tipo de entrenamiento que haga sudar más, el yoga es tan saludable para tu corazón como una sesión de bicicleta.

También hay estudios que respaldan los beneficios de practicar esta disciplina por mucho menos tiempo. Puedes dedicar sólo 10 minutos a practicar yoga antes de dormir, esto te ayudará a dormir, a relajarte, desestresarte y terminar el día tranquilo y en paz. Otro estudio determinó que 10 minutos de yoga al día son suficientes para prevenir la osteoporosis y fortalecer los huesos.

Y, si no puedes asistir a clases de yoga ¡no te preocupes! que eso no sea un impedimento. Un estudio  demuestra que la frecuencia de la práctica individual en casa era mucho más determinante que ir a una clase larga de yoga, los participantes demostraron mejor atención, bienestar, sueño y mejores elecciones alimenticias.

¿Cómo puedo aprovechar al máximo las clases de yoga?

  • Practica al menos 3 veces a la semana; si no puedes, dedícale el tiempo que esté a tu alcance, pero, practícalo
  • Al despertar dedica de 10 a 20 minutos al saludo al sol ¡Es fácil!
  • Acompáñalo de una mejora en tus hábitos alimenticios
  • Toma suficiente agua antes de la sesión de yoga
  • Haz suficientes sesiones de principiante antes de pasar a otro nivel, y así sucesivamente
  • Recuerda que lo más importante está en tu mente, medita y relájate. Deja el papeleo en la oficina, los asuntos pendientes pueden esperar a que termines tu sesión y seguro los atenderás mejor
  • No te olvides de la constancia y dedicación para alcanzar tus metas

Conclusión

No tienes que ser un maestro del yoga para disfrutar de sus beneficios. Que la falta de tiempo no te impida disfrutar de este arte que combina mente, cuerpo y espíritu. Comienza a practicarlo en las mañanas o antes de dormir. Si quieres lograr obtener todos los beneficios que esta disciplina puede proveerte, debes complementar las sesiones regulares con un estilo de vida saludable que te haga más consciente de tu entorno, tu cuerpo y tu salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

*

limpiar formularioPost comment